lunes, junio 20, 2005

Leyes que violan las libertades individuales
No cumplen con la función esencial del gobierno, y violan el principio de la no-agresión y el respeto a las libertades individuales, las leyes que obligan o permiten a los gobernantes utilizar la coerción y la fuerza en contra de personas pacíficas, aún cuando de ese modo se pretenda solamente proteger o beneficiar a las mismas.

El uso de la fuerza contra personas pacíficas es siempre arbitrario e inmoral, sin importar el fin perseguido. Por eso los libertarios se oponen a las distintas formas de injerencia del Estado en la sociedad.

Las legislaciones laborales que disponen un salario mínimo obligatorio buscando proteger a los trabajadores, son ejemplos de la perversión de la ley. Un joven sin experiencia que necesita trabajar para ayudar a su familia, aprender y mejorar, está condenado al desempleo si su trabajo produce menos que el salario mínimo. El empleador no puede emplearlo, porque si lo hiciera, el gobierno le multaría o encerraría en la cárcel.

¿Porqué agredir a personas pacíficas, impidiéndoles decidir sobre sus propias vidas, como si no fueran dueños de sí mismos, sino siervos del Estado?

Una agresión similar se verifica en la seguridad social, las políticas monetarias, las políticas de fomento de los distintos sectores productivos, las expropiaciones con fines sociales, los subsidios, el proteccionismo, la condonación de deudas, el salvataje a los bancos en quiebra, el sostenimiento de las empresas públicas y, en general, en todos los actos del gobierno que se apartan de su rol esencial de proteger los derechos a la vida, la propiedad y la libertad de las personas.

Los estatistas de izquierda y derecha justifican estas agresiones iniciadas por el gobierno contra personas pacíficas y honestas, porque suponen que esas personas son deficientes o incapaces, que no saben lo que más les conviene y que sin la amenaza del uso de la fuerza, se dejarían explotar por los empresarios oportunistas.

Los políticos estatistas rechazan el derecho de las personas a elegir libremente como vivir sus vidas, porque en el fondo desconfían de la libertad individual. Temen que la libertad sin el estricto control y las restricciones del gobierno, termine en una suerte de libertinaje. La izquierda política tiende a rechazar las libertades económicas y la derecha las libertades personales.

Tomado del Foro Libertario, Asunción, Paraguay
http://www.libertario.org.py/

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home